LA DEHESA
EDICIÓN NÚM 3

 

 

GANADERÍA MORENO LEMONCHE

Dª Verónica y Dª Alicia. Hermanas

 

PROPIETARIO:            D. Andrés Moreno Valera.

DIVISA:                        Roja y amarilla

SEÑAL DE OREJA:      Orejisanas ambas orejas.

FINCA:                         CAMPRODÓN (Gerona)

PROCEDENCIA:          Núñez del Cubillo.

                                     Dª María del Carmen Camacho

                                     Algarra Polera.

 


HISTORIA DE LA GANADERÍA:

            Es indudable que el toro se encuentra repartido por toda la geografía Hispánica, a pesar de que muchos libros taurinos se suele leer con frecuencia que ni Levante ni Cataluña, ni fueron ni son tierras de toros de lidia.

            Andrés Moreno posee una ganadería en el pueblo de Comprodón (Gerona) que lidia a nombre de sus hijas Dª Verónica y Dª Alicia Moreno Lemonche.

            Es una vacada compuesta de 150 hembras que pastan en una finca de 1.050 Has. de monte, con abundantes pastos y agua.

            Voy a seguir escribiendo de toros -dice Andrés- porque aunque mi oficio fue torearlos también lo grande, lo maravilloso es criarlos y vivir contemplándolos en el campo. Pese a las vicisitudes de mi vida confieso que vale la pena ser ganadero de reses bravas. Mi lema es la paciencia, de manera que caminando despacio y suavemente de la mano de la selección, espero conseguir el tipo de toro que quiero.

He creado mi ganadería a raíz de dos entronques distintos:

            Un lote de 40 vacas y 2  sementales de origen Santacoloma que compré en Santa Elena a los hermanos Martín Alcaide.

            Un lote de 45 vacas y 2 sementales que compré a D. José Cunqueiro y que son de procedencia Núñez del Cubillo, Algarra, Marqués de Domecq.

            He refrescado la sangre con un semental de Buendía que cruzo fundamentalmente con lo Santacolomeño, y con un toro que me indultaron en Gerona.

            Desde el primer momento que me dediqué a esta actividad he tenido siempre un objetivo prioritario: Criar toros que cumplan con las exigencias de espectáculo, pero imprimiéndoles mi sello personal.

 

Antonio Ortiz Martínez

Veterinario