LUIS DENGRA RÓDENAS "EL CASTRILEÑO"

DE PROFESIÓN TORERO

 

JUAN TOMÁS GILABERT   .

     Los aficionados a los toros de la comarca del Altiplano granadino tenemos la satisfacción de contar  con un TORERO  (si, con mayúsculas) nacido en la vecina ciudad de Castril hace 33 años.

     Luís Dengra  “El Castrileño” que es un ejemplo de lucha, tesón, sinceridad y coherencia, amablemente  atiende a esta revista.

 ¿Como fueron sus comienzos?

     -Fueron duros, recuerdo la primera vez que me vestí de luces, fue el 19 de Marzo de 1994 en una novillada sin picadores en la localidad de Baza, ahí empezó todo.

 

¿De donde le viene la afición?

     -De mi padre que es un gran aficionado y siempre le acompañaba a los festejos y a las ganaderías.

     Recuerdo que el y un  amigo me hicieron la primera muleta.

¿Quién fue su maestro?

     -No tuve prácticamente a nadie aunque si estuve un poco tiempo en alguna escuela taurina como la de Jaén. Entrené mucho con algunos que ahora son compañeros. Fue complicado.

¿Cuánto tiempo de novillero?

     -Desde 1994 hasta el 2001 en que decidí hacerme banderillero, una decisión aquella que ahora me alegra y estoy feliz.

¿Valor o arte?

     -Las dos cosas son fundamentales, pero sobre todo el valor.

Descríbame los siguientes años

     -Los  comienzos no fueron fáciles. Tomé la decisión de irme a Madrid y fue en un pueblo del valle del Tietar en la provincia de  Avila concretamente en la La Iglesuela donde debuté como banderillero con Miguel Merino en una dura novillada de José Escolar. He toreado con muchos toreros  a lo largo de estos años y sobre todo con rejoneadores hasta que me llegó la suerte  de acompañar a Pablo Hermoso de Mendoza.

     He participado como banderillero en unas 550 corridas desde el 2002 hasta hoy.

¿Cómo contacta con Pablo Hermoso de Mendoza?

     A finales de la temporada del 2008,  Juan Andrés, hermano y hombre de confianza del maestro, contactó conmigo  y me dio la oportunidad de ir a las ordenes de Pablo Hermoso de Mendoza, aquel fue uno de los días más felices.

¿Es difícil el mundo  de los toros?

     Muy difícil y exige un sacrificio enorme.

¿Se siente defraudado?

     Siempre queda una espina y el pensar ¿qué hubiera pasado? pero como yo quedan muchos en el camino.

     Tengo las cosas muy claras y ahora aspiro a ser figura de los banderilleros y a ser querido y respetado por los profesionales y la afición.

¿Cuántas veces ha intervenido en nuestra plaza de Huescar?

     En varias novilladas y algunos festivales. Allí he recibido algún premio y tengo un gran recuerdo, el  del festival último que organizamos y en el que intervino por última vez el maestro y paisano Manuel Carra.

     Le tengo a Huéscar  mucho cariño y guardo muy buenos recuerdos.

¿Cómo ve la fiesta en la actualidad?

     Está en un momento cumbre, hay toreros muy grandes y muy variados. Actualmente se exige mucho.

Dígame un cartel de toros:

     Morante, Manzanares y Perera

¿A pie o a caballo?

     Me gustan las dos.

Un cartel de rejoneo:

     Ángel  Peralta,  Gines Cartagena y Pablo Hermoso de Mendoza.

¿Un caballo?

     -Chenel

¿Un amigo del mundo de los toros?

     -Tengo muchos gracias a Dios.

Un consejo para los jóvenes que empiezan:

     -Tener mucho respeto a esta profesión, ser realistas y no dejar la vocación nunca.

¿Se ha arrepentido alguna vez de escoger este camino?

     -Nunca

¿Cómo se maneja con el miedo?

     -Me  preocupa más la responsabilidad de ir con una primera figura.

Un deseo:

     -Mejor le doy dos.

     Ver a mi familia con mucha salud y acabar mi carrera con dignidad y con el cariño de los compañeros y la afición.

     Le deseamos toda la suerte del mundo, éxitos y esperamos tenerlo cerca pronto, para nosotros usted  es un triunfador