MUY INTERESANTE

 

HERIDOS POR ALARMA DE HUMO.- El día 07 de julio de 1631 en una corrida Real celebrada en la plaza Mayor de Madrid, a mitad del festejo hubo gran alarma por salir gran cantidad de humo por las casas de la acera de Pañeros, siendo la causa el haberse sentado algunos muchachos sobre los caños de las chimeneas del tejado. Hubo muchas desgracias por el pánico que cundió en los primeros momentos.

 

NACIMIENTO DE JOSÉ DELGADO GUERRA “PEPE-HILLO”.- El día 14 de marzo de 1754 nace en Sevilla el matador de toros José Delgado Guerra "Pepe-Hillo". Toreando en Madrid el día 11 de mayo de 1801, el toro "Barbudo", de la ganadería de José Rodríguez, de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca), le dio una cornada, muriendo en el acto. Pepe-Hillo fue el primer matador de toros muerto en la antigua plaza de toros de la Puerta de Alcalá.

 

SE CELEBRAN TOROS CON LUMINARIAS.- El día 15 de abril de 1960 se celebran fiestas de toros en Alcalá de Henares (Madrid) en obsequio del Rey Felipe IV, a su paso para Francia. La corrida hubo de celebrarse por la noche, con luminarias.

 

EL PRIMERO QUE SALIÓ POR LA PUERTA GRANDE DE LAS VENTAS FUE ANTONIO GARCÍA MARAVILLA.- El 25 de mayo de 1923, en la recién construida plaza de toros de Las Ventas, se celebró un festejo con toros de Albaserrada para Nicanor Villalta, Luís Gómez "El Estudiante", Antonio García "Maravilla" y el portugués Simao de Veiga como rejoneador. El festejo despertó una enorme expectación entre el público madrileño, y, de hecho se vendieron todas las entradas. De los cuatro toreros quien se llevó el gato al agua fue "Maravilla", que cortó cuatro orejas y salió a hombros por la puerta grande de la Monumental Madrileña, la primera vez que un torero conseguía este triunfo. Este festejo fue llamado "la corrida de las mises", ya que dos días después se iba a celebrar la elección de Mis Europa en el Circulo de Bellas Artes. Las trece candidatas desfilaron en carreta por el ruedo, antes del festejo, presidiendo después el mismo. Este hecho sin duda, contribuyó a levantar los ánimos del público allí presente.

 

RARA VEZ HA HABIDO TOREROS QUE LLEVARAN BIGOTE.- Aunque es algo común, raramente se repara en el hecho de que tanto los matadores de toros como los subalternos, incluyendo en este grupo a los picadores, jamás llevan barba o bigote. No existe norma alguna que lo impida, ni hay un motivo específico para esa costumbre que, más bien, debe atribuirse a la moda de la época en la que se populariza el arte de torear. En el siglo XVIII es cuando se consolida el toreo a pie. Los primeros diestros adoptan muchas costumbres de los nobles a caballo, que influyen tanto en la indumentaria como en el aspecto físico. Dado que entre la nobleza de la época no se estilaba la costumbre de dejarse barba o bigote, la misma moda pasó a los toreros, aunque tampoco se llevaba entre la gente del pueblo. Sin embargo, ha habido algunas excepciones a lo largo de la historia. Tal vez el caso más conocido sea el de Ponciano Díaz "el torero con bigotes". Mexicano de origen, fue sin duda el único matador que hizo sombra a los diestros españoles en el país azteca en el último tercio del siglo XIX. Orgulloso de su origen, Ponciano lucía, como buen charro que era, un espectacular mostacho que jamás se afeitó. El signo distintivo de Ponciano Díaz no sólo era su imagen de marca, sino que también se extendía al resto de su cuadrilla, donde tanto banderilleros como picadores presumían de bigote.

     En España a día de hoy yo no conozco a ningún torero en activo con barba o bigote, aunque es de resaltar las enormes patillas del maestro Juan José Padilla y las del matador de toros y subalterno Manuel Muñoz “Sevillita”.