PERSONAL QUE INTERVIENE EN UN FESTEJO. INDUMENTARIA Y UTENSILIOS QUE SE UTILIZAN EN LA LIDIA

 

 

EL CABESTRERO

 

Es la persona encargada del manejo de la parada de bueyes tanto en las labores del campo como en la plaza de toros. Ellos son los encargados de domar los bueyes. Uno de los más prestigiosos y más popular es Florito Fernández el cabestrero de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid.

 

 

LA COLETA

Es una trenza hecha con un mechón de cabello en la parte posterior de la cabeza y que prácticamente llega hasta el final del cuello. Antiguamente la utilizaban tanto los toreros de a pié como los de a caballo y era todo un símbolo de su profesión. En la actualidad se les llama añadido y va unida en la parte inferior de la castañeta. El único torero que lleva actualmente una coleta natural es José Antonio Morante de la Puebla.

 

CORTARSE LA COLETA.- Cuando a un torero se corta la coleta quiere decir que deja su oficio de torero. Este acto se realiza en el ruedo de la plaza cuando mata su último toro y normalmente lo realiza alguien muy cercano o muy querido por el torero.

El término “cortarse la coleta” se utiliza en el lenguaje cotidiano para hacer referencia a que nos vamos a retirar de algo.

 

 

BANDERILLAS

 

Banderillas ordinarias o normales.- Constan de un palo cilíndrico no superior a 22 milímetros de diámetro de 70 centímetros de largo incluida la empuñadura y adornado con papelillos rizados de colores. En uno de sus extremos porta un arpón para poder clavarlo en el morrillo del toro y al ser posible cerca del hoyo de las agujas. El arpón de las banderillas ordinarias será de una longitud no superior a 60 milímetros de los que 40 milímetros serán destinados al arponcillo,  que tendrá una anchura máxima de 18 milímetros.

Banderilla cortas.- Esta banderilla mide más o menos un palmo y en la actualidad solo las utilizan algunos matadores poniéndolas al quiebro y en el toreo a caballo. También reciben el nombre de a cuarta.

Banderillas de fuego.- Este tipo de banderilla se prohibió a lo largo del siglo XX y eran unas banderillas normales a las cuales se les añadía en un depósito con pólvora, una bolsa pequeña con petardos y una mecha. Cuando iban a ejecutar la suerte encendían la mecha y al clavar el arponcillo se rompía un hilo muy fino y la llama prendía la pólvora y los petardos quemando la piel del toro. Las banderillas de fuego se empleaban por orden de la presidencia para castigar a los toros que no habían acudido al caballo y por tanto no habían sido picados.

Banderillas negras.- Estas banderillas sustituyeron a las anteriores y tienen la misma función. Son banderillas normales pero los papelillos son de color negro llevando en el centro una franja de color blanco y su arpón tiene una longitud de 80 milímetros y un ancho de 6 milímetros. La parte de arpón de la que sale el arponcillo tiene una longitud de 61 milímetros con un ancho de 20 milímetros, y la separación entre el terminal del arponcillo y el cuerpo del arpón tendrá un grosor de 12 milímetros.

Banderillas de lujo.- Se utilizan en corridas de cierta relevancia tales como corridas de beneficencia, etc. Los papelillos que las revisten tienen formas diferentes y están especialmente adornadas.

Banderillas de rejoneo.- Estas se utilizan en el toreo a caballo. El palo mide 80 centímetros de largo y las dimensiones del arpón son las mismas que en las banderillas ordinarias o normales.

 

A las banderillas se les conoce también por el nombre de: rehiletes, garapullos, avivadores, palitroques, etc.

 

A. Marín