MUY INTERESANTE
   

LA ELECCIÓN DE UN SEMENTAL ES UNA LABOR COMPLICADA Y DIFICULTOSA

Cuando un ganadero tiene la necesidad de elegir un semental para su ganadería no se enfrenta a una decisión fácil, ya que hay que tener muchos factores en cuenta y su acierto o desacierto no se verá hasta varios años después, por lo que volver atrás es difícil y se pierde tiempo, dinero y prestigio.

Lo primero es comprobar la genealogía del animal. El ganadero comprobará los animales que reúnen una ascendencia noble y sin trabas. Encontrar cinco o seis animales perfectos suele ser complicado. Después hay que comprobar la morfología, la apariencia física.

Se desechará a todos aquellos que tengan algún defecto: que no estén desarrollados, que tengan poca "cara", que no tengan los pitones en mal estado, etc. Una vez elegidos los novillos según las necesidades de la ganadería, llega el momento de tentarlos en la plaza.

Si superan la prueba, estarán toda la primavera con quince o veinte vacas con características complementarias a las suyas. Una vez que han padreado esta primera vez, estarán tres años "en tertulia", es decir, separados de las vacas, hasta que su descendencia tenga dos años y puedan ser tentados para comprobar que ha "ligado".

Ligar es un término que se emplea para decir que las características del toro se han transmitido a sus crías, lo que no siempre ocurre. Se dan casos muy variados e incluso un semental que al principio ligaba bien con el paso de los años puede no hacerlo, por lo que hay que vigilarlos constantemente.

 

LA SEÑAL EN LA OREJA ES UN MEDIO TRADICIONAL DE IDENTIFICACIÓN DE LA GANADERÍA

La señal en la oreja o en las dos orejas, de los animales era un medio tradicional de identificación de cada ganadería que se ha conservado con el paso del tiempo, a pesar de que las modernas técnicas de manejo hacen innecesaria su utilización.

Las señales o marcas que se pueden hacer son muchas, por lo que es difícil que varias ganaderías coincidan. Nombremos algunas de las mas conocidas, que seguro están en la mente de todos los aficionados: rasgada, media luna, hendida, zarcillo, ahigarrada, muesca, puerta o rabisaco.

Cuando una de las orejas no se marca se llama orejisana. El momento en que se señalan los animales varía según las ganaderías: en unas se aprovechan las pocas horas en las que la vaca madre mantiene a los recién nacidos dormitando, único en el que permite que alguien se acerque. En otras, esos momentos se aprovechan para ponerles un crotal de identificación que les será retirado en el herradero para hacerles la marca correspondiente. Como casi todo en una casa ganadera, este acto también tiene su tradición que se cumple celosamente.

La tradición indica que es el mayoral el encargado de hacer la señal, así como es el ganadero el que marca el hierro a fuego y son los vaqueros los que marcan los números en el costillar. Como un preciado legado, el mayoral pasará las tijeras, guardadas en un estuche, a su hijo y continuador.

 

EL DÍA 06/11/1786 SE CELEBRA LA PRIMERA CORRIDA DE BENEFICENCIA

            Se celebra en la plaza de toros de Madrid (Puerta de Alcalá) la considerada primera corrida de Beneficencia. Los toreros se ofrecieron a torear gratis y los ganaderos dieron los toros como limosna para los Reales Hospìtales. Actuaron en este festejo Pepe-Hillo, Costillares y Francisco Garcés.

 

EL DÍA 27/01/1800 FALLECE JOAQUÍN RODRÍGUEZ "COSTILLARES”

            Fallece en su domicilio de Madrid, calle de Mediodía Grande, el famoso matador de toros Joaquín Rodríguez "Costillares". Fue el inventor de la suerte de matar llamada "Volapié". Costillares era natural de Sevilla, donde había nacido en 1729.