DIEGO PUERTA

 

Nació en Sevilla el 28 de mayo de 1941. Su arte tiene toda la gracia y todo el salero que son privativos de la ciudad del Betis. Se presentó en Madrid como novillero el 29 de mayo de 1958 con Miguelín y Emilio Redondo para matar reses de Sánchez Fabrés y cuando ese año llevaba toreadas 56 novilladas el 29 de septiembre toma la alternativa en su ciudad natal de manos de Luís Miguel Dominguín al cederle este el toro Zambombero de la ganadería de Arellano figurando como testigo Gregorio Sánchez.

No pudo confirmar la alternativa en 1959 a causa de las frecuentes cogidas que sufrió las cuales no le permitieron torear ese año más de 28 corridas.

Cuando confirmó fue el día 20 de mayo de 1969 apadrinado por Manolo González con toros de Bernabé Fernández y en presencia de Chamaco.

Aunque herido de gravedad en Tudela, el día 26 de julio, toreó 71 corridas esta temporada. En la de 1961 toreó 73 que hubiesen sido más si no se hubiese producido la cogida que sufrió en San Sebastián.

Este torero tiene todo lo que hay que tener para ser torero, los que le apodan con el sobrenombre de Diego Valor no se equivocan porque de valor estaba sobrado y como tiene un gusto muy personal tanto con el capote como con la muleta y un grandísimo profesional acaba por convencer a todos los públicos ya sean entendidos o no su toreo bullicioso y de entrega convence a todos porque se entrega en todas las faenas.

A lo largo de su trayectoria toreó más de 800 corridas de toros que podrían haber sido más de no haber sido por las más de 40 cogidas que tuvo a lo largo de su carrera algunas de ellas muy graves. Cuando reaparecía de alguna cornada volvía siempre a los ruedos con las mismas ganas de siempre como si no le hubiese pasado nada y esto no hacía más que aumentar su fama y prestigio que bien ganado lo tiene.

 

MIGUEL FERNÁNDEZ LAPAZ