ALGUNOS RECUERDOS

MANUEL CARRA

Matador de toros

Mi amigo y paisano Juan Miguel Alonso, Vicepresidente de la Peña Cultural Taurina “Tendido Cero” de la ciudad de Huéscar, me invita para que dedique unas líneas para la revista del mismo nombre que la Peña, en su edición nº 12, lo que hago a continuación con sumo gusto.

En mis comienzos, cuando quería ser torero, vivía en Castril (mi pueblo), de allí era también un gran señor D. Andrés Martínez Ortega, todo un aficionado a los toros, me hice su amigo y fue mi mecenas, a través de sus amistades en Huéscar y también en Baza, consiguió que debutara en ambas plazas. Siempre le estaré agradecido, pues los principios son los más difíciles.

También guardo muy grato recuerdo de Ángel Galindo, propietario del Café X y empresario de la plaza de toros de Huéscar, un señor que acogía a los toreros en su casa con la mayor cordialidad, y a los que nos hablaba y nos entendíamos en el mismo idioma, el de la Tauromaquia. Mi saludo para su familia.

También, de Huéscar, recuerdo a mi amigo Sabas, concesionario de la firma Citroën, era un enamorado del toreo. Lo recuerdo en una Feria de Octubre en Castril, iba con su capote y cuando conseguía dar unos lances a una vaca, era el más feliz del mundo. Buena persona mi amigo.

También tengo que destacar a Marcos Fernández Arias, que fue Secretario de esta Peña Taurina, gran defensor de nuestras tradiciones taurinas, amante de la tauromaquia y su mundo. Mi recuerdo al gran aficionado y mejor persona, y que imagino estará en otro mundo mejor que este.

Saludo a Antonio Marín, que durante muchos años ha sido presidente de esta Peña, por su gran labor al frente de la misma, potenciando con su trabajo que la afición a los toros viva intensamente en Huéscar y en toda su comarca. Personas como estas que recuerdo, dignifican nuestras tradiciones taurinas y españolas.
 

Agradezco mucho a la afición de Huéscar, que a la par con la afición de Baza, han sido un gran pilar en mi trayectoria taurina. Quiero contarles una anécdota que me ocurrió en la Plaza de Huéscar, una tarde que toreaba una novillada picada, junto a Torcuato Varón, pues bien, en mi último novillo estuve fatal con la espada (de esos días negros que de vez en cuando suelen suceder), estaba seguro que me daban los tres avisos y el toro al corral, pero tuve la suerte de que el Presidente ese día fue benévolo conmigo, y todo quedó medio regular … Es que Huéscar ha sido siempre importante para mí, como saben nací en Castril, pero algo debo de tener de oscense, pues mis padres pasaron la luna de miel en Huéscar.

No quiero, ni debo, dejar de dedicar unas líneas a la afición hermana de Baza. En primer lugar recordar al eminente cirujano D. Francisco Navarrete, que en una ocasión me salvó la vida, tras una grave cornada que recibí en la plaza de toros de Baza. Después de la intervención me comentó textualmente: “Manolo, hemos tenido suerte los dos, el pitón te ha bordeado la arteria femoral en sus tres cuartas partes, si la rompe, no llegas vivo a Granada, dado los medios que dispongo en la enfermería de la Plaza,” Honor y agradecimiento para D. Francisco. Otro amigo que recuerdo con afecto es Rogelio Burnao (padre), encargado de la plaza en los años 50 y 60, grandísimo aficionado que siempre me ayudó en lo que pudo. No puedo olvidar y saludar mis amigos de Baza, Romualdo, Miguel Polaino y Rogelio Burnao, y recordar a Manzano, que fue propietario de la Plaza de Toros.

Por último saludar a mis amigos toreros de Castril, Luis Dengra “El Castrileño” (gran profesional), Antonio Ortiz, Antonio Alcaraz, Antonio Morcillo y a todos mis paisanos en general.

Mis deseos para que disfrutéis de una Gran Feria de Octubre 2013 todos los oscenses.

Un cordial saludo.