OLIMPO

ENZO MARINI

 

 

OLIMPO, es un homenaje minúsculo de Enzo Marini (Fco. Javier Marín Sola) al mundo de la tauromaquia. Una faena de tres poemas, dos de ellos dedicados a dos Maestros que gustan especialmente al autor, y otro que nos lleva de paseo hasta el sol y sombra del coso.

Mi admiración, respeto, al misticismo, casta, honor, valor y templanza entre otras cosas de la fiesta.

España es el toro y el toro es España, y como dicen en mi pueblo “tonto el que briegue”.

 

 

UN VIVIER DE INSTANTES (Versión 2011)

 

Voy, con el apoyo de una vara de olivo, por el empedrao mojao con el agua prímula del alba.

 

Una camisa blanca,

                               Me llevan mis chanclas tristes.

La mirada perdida de las abuelas en sus sillas de esparto,

Viajando sus penas en el aire de los abanicos,

Rastros que paran en un cartel de 6 toros 6 de Feria,

En unas señas de lucha,

En el anuncio que nos invita a ir más deprisa.

Las paredes castigadas se alejan,

Soy como un insecto errante en los maceteros de flores,

Entro hacia los ultraligeros, viejos ventiladores y baldosas bonitas de los bares,

 

Una camisa blanca,

                               Me llevan mis chanclas tristes.

Puerta Grande,

                        El aspaviento de los zagalillos,

La terma plácida donde abreva el sortilegio,

Rojos y albero de Olimpo azafranado,

Luminaria de reino diferente,

Círculo constelacional, de gladiadores,

Coso rendido al Arte de Artes.
 

FINITO

 

A las cinco, el Emperador bajó al coso,

Manchó sus toreras de albero,

El sol era un amante desesperado queriéndose colar por la puerta de los chiqueros;

Llovían pétalos rojos, y Séneca vino a verte con la primavera.

 

Era Córdoba,

Los Califas duendeaban la Judería,

Y Finito, oro y grana, destilaba azahar desde el Olimpo de los medios.

 

EL ADALID

 

Los dioses han obsequiado con el mejor de sus tauros,

En el sol circular de albero perfecto, trota zaino la furia del mundo y astifino en honor de su Olimpo.

 

Y más allá…

 

Tras el trapecio rojo,

En oro y el azul de los cielos,

El Adalid de los hombres,

La esencia pura,

El universo natural de un alquimista.

 

José Tomás…

                            …torea.